De todo un poquito (^-^)

Entradas etiquetadas como ‘poesía’

Poemas.de.la.autora.del.blog

I

El amor dura lo que una noche,
en una noche de oscuridad eterna
los sentidos revientan en éxtasis,
mi cuerpo se desliza por el tuyo,
tus rincones los siento
…ese sentimiento da vida,
la vida que me arrebatas con un suspiro,
al saber que lo tuyo nunca más será mío.

II

El último día de mi vida

será como cualquiera.

La luz me verá dormida

y de mis ojos huirá.

 

Algunos lloraran,

escucharé mi nombre

por muchos labios dicho

otros reirán…

 

Yo me alejaré…

y no me dará tiempo de decir los quiero,

y no me dará tiempo de cerrar los ojos,

y no me dará tiempo de escribir un verso,

y no me dará tiempo de olvidar mi cuerpo.

 

III

Danza kawakilo,

felinamente makukirilo,

rápidamente, sin detenerte,

mawakiru.

 

Con una pata,

con tu garganta,

con tu cola,

mawakiru.

 

Sin un velo,

sin un tacón,

sin el danzón,

con tu tripa

que se asoma

wamaruki.

IV

Se asoma la estrella en el mar,

algo diferente la distingue

es singular, humanamente

ha destrozado  muchas vidas

ya ha llegado, al parecer no se irá.

 

Dardos de colores los peces huyen

y sin pensar, se aleja el cardumen

el humano  apura a los que quedan

mas de la mancha, no se encargará.

 

La estrella crece, crece y crece,

la sangre del mundo se vuelve oleo,

la sangre humana se vuelve dinero,

la sangre de la diosa nubla sus ojos,

¿Qué será de la humanidad?…

La estrella no cayo del cielo

 

V

Con una palabra sacudes mi mundo.

Con una mirada alteras mi ser.

Con una llamada todos los días.

Con tu voz susurras mi nombre.

Con tus manos  buscas

acariciar mi espalda.

Con tus ojos buscas mi mirada.

Con tus pies buscas mis huellas.

Me pregunto ¿ podrías dejar de acosarme?

 

VI

Vuelve la princesa gato

a levantarse por la mañana

busca aperezada su zapato

mira dormir a su hermana.

 

La princesa solía bailar

dando una salto tras

saltito, uno, dos, tres.

 

Ahora entre mareas

contempla su vida

desea ser pantera

y arriesgar todo

en esta nueva era.

 

 

 

 

VII

Los tiempos son olvido

el mar los devora

la muerte lentamente se asoma

y me arrastra sin un sonido.

 

¿Qué será de mi vida? sin que me recuerden,

¿Qué será de mi vida? sin que me piensen,

una ola arrastra el último recuerdo

fragmentos de memoria

que se vuelven firmamento.

 

Las estrellas miran el mar

que lame las arenas

de mis recuerdos,

no podré amar

cuando haya muerto.

 

VIII

¿Cómo olvidarte? si no tengo que olvidar,

¿Cómo borrarte? si no tengo que borrar,

¿Cómo dejar de amarte? Eso, eso no lo lograré jamás.

 

IX

La vida y el espejo

 

Me miró, me desvisto,

volteo,

camino,

río, respiro, como, vivo.

 

El espejo es estático,

parece de hielo,

me devuelve un débil reflejo

de mi más amado esmero.

Anuncios

Poema de Jorge Boccanera

Poema Arder de Jorge Boccanera

Cuando nos besamos trituramos un ángel.

Su última voluntad será nuestro deseo.

Tiempo habrá para escupir sus vidrios de colores,

su sombrero de plumas,

barajas manoseadas por tahures y ahora

hay que hacerlo entrar,

ofrecerle licor (que él lee en la oscuridad).

Dirá sus barajitas,

su forma de guiarnos al secreto de la vieja

estación.

Dirá que el vino está hecho de hojas secas,

que puede hacer fuego con tu rostro y el mío.

(Ni un centavo de luz a su trabajo).

Cuando nos besamos desollamos un ángel,

un condenado a muerte que va a resucitar en otras

bocas.

No tengas lástima por él, solo hay que hincar el

diente

y triturar al ángel.

Abrir tus piernas blancas y darles sepultura.

Táctica y estrategia

Mario Benedetti

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos

mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos

mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple

mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.